lunes, 24 de febrero de 2014

Y de repente, un hada enmedio de un jardín de flores...

Erasé una vez, enmedio del frío invernal, un lugar escondido donde la magia era posible...

Y ese lugar se alimentaba de los sueños de aquellas personas que tenían deseos tan fuertes tan fuertes tan fuertes, que sus anhelos atravesaban los malos pensamientos de aquellos que vivían con odio y rencor.

Cuando alguien deseaba algo con mucho ímpetu, solo tenía que pensar en ello al acostarse, y volver a pensar en ello al levantarse... Cuanto más visualizara su deseo en su mente, más probabilidades había de que se cumpliera...

Si finalmente la fuerza de sus deseos conseguía llegar a este recóndito lugar, y eran puros, crecería una pequeña hada rodeada de flores silvestres que la cuidarían mientras fuera pequeña.


Esta hadita se alimentaría de las flores y los animales que aguardaban a que despertara de su letargo... Y poco a poco crecería hasta convertirse en un hada capaz de hacer que los sueños de la persona que había hecho posible este milagro se cumplieran...


Poca gente conoce este cuento... Poca gente conoce la fuerza de sus deseos... Pero en mi caso, yo he creado este mundo para que veáis que todo es posible, siempre que se desee con tanta fuerza como para que todo lo que os impide ser felices vaya desapareciendo poco a poco...


Empezar a creer en vuestras posibilidades, creer en la magia que os rodea...


Y pensar que los cuentos de hadas existen si sois capaces de crearlos primero en vuestra mente.

Yo ya he creado el mío, y mi hada ya existe... Ahora solo tengo que esperar a que se cumpla mi sueño... Espero que cada uno de vosotros busque la suya y construya su cuento con final feliz...

Besitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada